Saltar al contenido

El coco y su valor nutricional

El Coco

El coco es el fruto de una de las palmeras más cultivadas a nivel mundial, el cocotero (Cocos nucifera), que es una planta que alcanza de 20 a 30 m de altura, con tronco  de 30 a 40 cm de ancho y de base gruesa con un sistema radical muy desarrollado compuesto por miles de raíces delgadas y largas.

En el extremo superior del tronco, marcado por las cicatrices de las hojas, se encuentran estas hojas pinnadas agrupadas en alrededor de 20, de varios metros de largo cada una y es en la unión de estas con el tronco donde se desarrollan sus frutos, los cocos.

Este fruto tropical es redondeado y alargado y mide de 20 a 30 cm, con un peso de hasta 2,6 Kg.

Se caracteriza por tener una cáscara exterior gruesa, una capa media fibrosa y una interior dura, vellosa y de color marrón a la cual se encuentra adherida la pulpa aceitosa de color blanco, que presenta ese aroma característico que reconocemos en el coco.  

Se consume su pulpa o carne, llamada también “copra” cuando está seca, además del líquido contenido en su interior conocido como “agua de coco”, así como el aceite que se obtiene al procesar el material proveniente del interior del coco. De este fruto se aprovecha prácticamente todo: de su fibra se pueden construir cuerdas o generar sustratos empleados en jardinería y de su cáscara se fabrica carbón pero también piezas utilitarias para cocina o decoración.

El coco ha sido considerado por siglos un alimento esencial en algunos lugares y si bien es un producto de origen tropical, hoy su cultivo se ha extendido a muchas zonas templadas por su gran valor comercial.

Los productos de mayor exportación son la pulpa sin procesar o seca, particularmente para su uso en repostería,  pero hoy día tanto el agua de coco como el su aceite han tenido gran demanda por las estupendas propiedades que este fruto ofrece para la salud y la belleza.

Valor nutricional

El coco es un fruto rico en fibra, pero además de eso posee un moderado contenido de carbohidratos y proteínas. Por su alto contenido de grasas saturadas y calorías se le considera una fruta hipercalórica, por lo que debe ser consumida con moderación.

También podemos encontrar en su composición importantes minerales como potasio, cobre y manganeso. A continuación te mostramos una descripción de Su composición y valores nutricionales:

Por cada 100 gr de coco fresco

  • Energía: Entre 354 y 406 Kcal
  • Grasas: 42 gr (grasas saturadas en su mayor parte)
  • Carbohidratos: 10,4 gr
  • Fibra: 5,4 gr
  • Proteínas: 3,7 gr

En cuanto a los minerales que contiene:

  • Potasio: 354 mg
  • Fósforo: 118 mg
  • Magnesio: 51 mg
  • Sodio: 15 mg
  • Calcio: 10 mg
  • Hierro: 1,8 mg
  • Manganeso: 1 mg
  • Zinc: 0,9 mg
  • Cobre: 0,45 mg

Además contiene 2,5 mg de Vitamina C.

Si hablamos de otros productos o subproductos del coco los valores, a modo general, serían los siguientes para 100 gr respectivamente:

  • Agua de coco: 22 Kcal, 0 gr de grasa, 5,3 gr de carbohidratos, 0,1 gr de fibra y 0 gr de proteína.
  • Leche de coco: 166 Kcal, 18,4 gr de grasa, 2,2 gr de carbohidratos, 0,7 gr de fibra y 1 gr de proteína.

Beneficios de este fruto exótico

Hoy día el coco es considerado un superalimento por sus numerosas propiedades beneficiosas para nuestra salud, lo que le ha permitido ganar fama e importancia en el mundo occidental.

Por ser rico en fibra mejora el tránsito intestinal y puede favorecer la pérdida de peso así como ayudar a reducir los valores de azúcar y grasa en sangre, sin embargo, debe ser consumido con moderación por considerarse un alimento hipercalórico con alto contenido de grasas saturadas.

La importante cantidad de minerales como el potasio lo hacen ideal para ayudar a reponer electrolitos perdidos luego de la realización de alguna actividad física intensa o por diarreas y vómitos. Por su contenido de Vitamina E, además de ser beneficioso para la piel es excelente para ayudar a personas con debilidad.

De la pulpa de coco se obtiene la leche de coco, que es un excelente sustituto de la leche de origen animal para las personas veganas, vegetarianas o con algún tipo de intolerancia a los lácteos. De este proceso, también se pueden obtener harinas que son una excelente alternativa para personas con sensibilidad al gluten.

Otro sub-producto de la pulpa del coco es el aceite de coco, de gran versatilidad y  valor nutricional.