Saltar al contenido

Jalea real y própolis

29/07/2021

La versatilidad y los beneficios que podemos obtener de la miel son bastante conocidos, pero además de esta, las abejas nos proporcionan otros productos llenos con muchas propiedades que ejercen un impacto positivo en nuestra salud.

Nos referimos a la jalea real y al própolis, sustancias generadas por las abejas, sin intervención de la mano del hombre con funciones muy específicas en la vida de estos insectos y aplicaciones interesantes para el ser humano. A continuación daremos un vistazo a sus propiedades:

Jalea real

La jalea real es una sustancia elaborada por las abejas obreras jóvenes a partir de una mezcla de miel, agua y secreciones estomacales, para alimentar toda su vida a la abeja reina y las larvas de esta. El color de esta sustancia es blanco amarillento, con una consistencia semi-fluida y un sabor algo ácido.

Entre los beneficios que aporta su consumo podemos mencionar los siguientes: estimula el sistema nervioso y aporta energía, lo que ayuda a generar una mayor sensación de bienestar. Es antibacteriana, antivírica y antifúngica, por lo que refuerza las defensas del organismo. Estimula el apetito y ayuda en procesos de anemia.

Própolis

El própolis o propóleo es una resina de consistencia viscosa que fabrican las abejas para reforzar la estructura de la  colmena, repararla y protegerla de parásitos y enfermedades. Para su fabricación se valen de los brotes de los árboles exudados de savia, flores y otras fuentes vegetales.

El própolis o propóleo es una resina de consistencia viscosa que fabrican las abejas para reforzar la estructura de la  colmena, repararla y protegerla de parásitos y enfermedades. Para su fabricación se valen de los brotes de los árboles exudados de savia, flores y otras fuentes vegetales.

Tiene propiedades antivirales, antifúngicas, antiprotozoarias y es un excelente estimulante del sistema inmune por lo que es ideal para protegernos de refriados y otras enfermedades.  Es antioxidante, analgésico y antiinflamatorio.

Por sus grandes beneficios para la salud es común que se incluya en alimentos, suplementos nutricionales y en la cosmética natural, donde se puede encontrar como parte de cremas regeneradoras, además de jabones, geles de ducha e inclusive cremas dentales.

De acuerdo a su origen se pueden identificar diferentes tipos:

  • El própolis mediterráneo, proveniente de panales productores de miel de flores.
  • El propóleo suizo, italiano y del este de Europa, obtenidos principalmente de secreciones de pinos (Pinus nigra)
  • Los que provienen de Brasil, Chile y China.

Ya conocemos la importancia de estos maravillosos productos que obtenemos de las abejas, pero además debemos tener en cuenta que son insectos de gran importancia para el equilibrio de la naturaleza y que se han visto afectados por muchas actividades realizadas por el ser humano en su día a día, por lo que debemos usarlos conscientemente.

En el mercado encontrarás suplementos que facilitan el consumo de estos  beneficiosos superalimentos:

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *