Saltar al contenido

Recomendaciones de uso

Los beneficios y posibilidades de uso del aceite de coco son muchísimos pero como con todo lo que consumimos, debemos estar atentos a ciertos factores para asegurar que lo empleamos de la forma más adecuada.

Pongamos atención sobre esto:

Vigilemos las cantidades

Las principales precauciones relacionadas al aceite de coco tienen que ver particularmente con su ingesta y las cantidades que consumimos, puesto que si lo usamos con moderación obtendremos muchos beneficios para nuestra salud general.

Al igual que sucede con otros aceites, el aceite de coco es rico en calorías además de grasas saturadas, de modo que consumir grandes cantidades de este producto sin reducir otras fuentes de calorías podría ocasionar aumento de peso, y aumento del colesterol malo, particularmente en personas que ya tiene colesterol alto.

Sin embargo, el aceite de coco es muy seguro cuando se ingiere con propósitos alimentarios, en porciones moderadas o cuando se consume como medicamento por lapsos de tiempo breves, por ejemplo, la ingesta de aceite de coco en dosis de 10 ml 2 o 3 veces por día durante un máximo de 12 semanas parece ser seguro.

Cuidado si sufres de alergias

Recordemos que el aceite de coco proviene de un fruto, por lo que es recomendable, cuando lo usamos por primera vez, sobre todo si tenemos tendencia a sufrir de alergias, probar con una cantidad muy reducida para descartar cualquier posible reacción ante los componentes del producto.

Interacciones del  aceite de coco

Hasta ahora no existen estudios suficientes para determinar si el aceite de coco tiene alguna interacción con algún medicamento o alimento, por lo que es recomendable, particularmente si sigues un tratamiento médico específico, consultar con tu especialista de confianza antes de iniciar el consumo del aceite de coco.

Hasta ahora se conoce que el Psyllium puede provocar la reducción de la absorción de las grasas del aceite de coco.

Para qué no usar el aceite de coco

Blanquear los dientes

El aceite de coco tiene muchos beneficios para nuestra salud bucal, pero el blanqueamiento de los dientes no es uno de ellos. Este aclarado se le atribuye a su uso combinado con el bicarbonato de sodio, sin embargo, el uso del bicarbonato de sodio de esta manera no es recomendable porque puede erosionar el esmalte dental.

Perder peso

Es cierto que el aceite de coco, por su alto contenido de ácido láurico y triglicéridos de cadena media acelera el metabolismo y con ello puede favorecer la pérdida de peso, sin embargo, su consumo debe mantenerse a la par de una alimentación saludable y actividad física, porque, como sucede con otras grasas, por tener muchas calorías, su uso desmedido puede provocar el aumento de peso.