Saltar al contenido

Salud cardiovascular

22/07/2021

Consumido de forma moderada el aceite de coco sin procesar, se le considera beneficioso para la salud cardiovascular, porque disminuye el riesgo de enfermedades cardíacas.

Según estudios sus propiedades, particularmente su alto contenido de ácido láurico, aumentan los niveles de Lipoproteína de alta densidad (HDL) conocida también como “colesterol bueno”, lo que ayuda a disminuir los triglicéridos, colaborando en el desplazamiento de las grasas por el cuerpo y evitando que se acumule colesterol en arterias y venas. En este proceso los ácidos grasos de cadena media pasan directamente al hígado para convertirse en energía o en cuerpos cetónicos, que son los que suministran energía al corazón y el cerebro.

Además, el aceite de coco proporciona un alto contenido de antioxidantes y contribuye en mejorar los factores de coagulación sanguínea, lo que se traduce en una disminución de factores de riesgo de enfermedades cardíacas.

Poblaciones alrededor del mundo incluyen el coco y su aceite como ingrediente base de su alimentación y son conocidas por tener menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y poseer una mejor salud cerebral. Tal es el caso de Sri Lanka, donde un estudio en una población de 207 personas, entre hombres y mujeres de 20 a 83 años, reveló que ninguno presentó síntomas relacionados con enfermedades cardiovasculares o riesgo de padecerlas. Este estudio mostró que esta población es una de las que tiene mejor nivel de colesterol HDL, “colesterol bueno’, a nivel mundial y la menor tasa de mortalidad a nivel mundial.