Saltar al contenido

Salud cerebral

22/07/2021

El aceite de coco se considera un gran aliado para aumentar el estado de alerta mental porque mantiene el cerebro saludable. Se mencionan estudios en los que se ha observado una probable relación positiva entre el consumo del aceite de coco y la mitigación de las manifestaciones de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Según estudios in vitro, el aceite de coco atenúa los efectos de un péptido beta-amiloide relacionado con daños cognitivos asociados al envejecimiento y las enfermedades neurodegenerativas. Esto parece indicar que los ácidos grasos de cadena media presentes en el aceite compensan la disfunción mitocondrial al metabolizarse y los cuerpos cetónicos, generados como producto de la digestión de estos ácidos grasos podrían ser una fuente de energía alternativa para las células cerebrales.

Algunos estudios mostraron que pacientes con Alzheimer que consumían aceite de coco mejoraban en sus resultados de test cognitivos de memoria a corto plazo.

Del mismo modo la concentración de estos cuerpos cetónicos en el organismo han convertido al aceite de coco en una alternativa en el tratamiento de la epilepsia, puesto que ayuda a reducir las crisis en niños que presentan esta condición.

Esta capacidad del aceite de coco de “alimentar mejor al cerebro” lo convierte en un buen complemento alimenticio y aliado en la prevención y tratamiento no solo del Alzheimer y la epilepsia, sino también de enfermedades como el Parkinson, la esclerosis múltiple y la demencia senil.