Saltar al contenido

Sardinas

29/07/2021

Este pequeño pez, que puede llegar a crecer entre unos 10 y 30 cm, se clasifica entre los “pescados azules”, llamados también pescados grasos, porque poseen una proporción de grasa inserta entre los músculos mayor al 5%.

La presencia de grandes bancos de esta especie es común en las aguas de Atlántico y el Mediterráneo, por lo que es muy destacada su inclusión en la dieta mediterránea, donde es parte de diversas preparaciones.

Su alto valor nutricional se centra principalmente en su importante contenido de Omega 3, un ácido graso poliinsaturado que aporta múltiples beneficios a nuestro organismo. Además es fuente de proteínas, rico en vitaminas B3, B6, E y minerales como el potasio, fósforo, yodo, sodio y al comer la espina aporta mucho calcio.

Debido a su gran aporte nutricional su consumo está muy extendido entre deportistas, pero también es un alimento indispensable incluido en la dieta regular de muchas familias.

Por su alto contenido de Omega 3 es estupendo para mejorar la salud cardiovascular, reduciendo los niveles de colesterol malo y aumentando los del bueno. Es ideal para el sistema circulatorio y reduce la inflamación.

Al ser un pescado azul de tamaño reducido no acumula materiales pesados.

Son muchas las preparaciones que podemos realizar con sardinas frescas, pero siempre puedes tener a la mano su versión en conserva, obteniendo en poco tiempo los beneficios de su consumo:

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *