Saltar al contenido

29/07/2021

Esta fantástica infusión de sabor fresco y ligeramente amargo se obtiene de las hojas y brotes de la planta de té o Camellia sinensis que procede de China y el sudeste asiático pero actualmente se cultiva en muchos lugares del mundo.

En contraposición, la expresión “té herbal” es usada para referirse a infusiones de frutas o hierbas que no incluyen la planta de té”.

Es destacable la variedad de minerales que nos aporta este superalimento, entre ellos el hierro, flúor, fósforo, calcio, cobre, silicio, aluminio, magnesio, potasio, níquel y sodio, aunque algunos de estos pierden su solubilidad con el envejecimiento de las hojas. También contiene, aunque en mínima cantidad, vitaminas A, B, C y E. Contiene polifenoles, muy importantes por sus propiedades antioxidantes, pero sin dudas sus compuestos más conocidos son las bases xánticas, principalmente la cafeína.

Con distintos procedimientos la misma planta proporciona distintas variedades con sabores y cualidades diferentes, siendo las más tradicionales, diferenciadas por su grado de oxidación, el té verde, el té blanco, el té negro y el té Oolong

Té verde

Se trata de la variedad del té sin oxidación, en este caso las hojas se secan y fragmentan rápidamente después de ser recogidas. Su sabor es más fresco que el de otras variedades y por ello es más frecuente servirlo sin leche ni azúcar.

Se considera el té con mayor número de principios activos, por lo que es altamente beneficioso para la salud y un potencial aliado para proteger de distintas afecciones como el Alzheimer, la obesidad o el cáncer.

Té matcha

El té matcha es el té verde molido empleado por los japoneses en la ceremonia del té. Es rico en polifenoles y vitaminas A, E, K y varias del grupo B.

Proporciona una buena dosis de cafeína y un estado de calma, a la par que aporta múltiples beneficios a la salud.